OTRA CARA DE LA TECNOLOGÍA

Ya no es ningún secreto que la tecnología cambió al mundo. Al menos la forma en que nosotros, los seres humanos, mujeres y hombres de todo el planeta interactuamos y vivimos rodeados o inmersos en ella.

La revolucionaria industria de la tecnología nos ha posibilitado acortar brechas de tiempo y espacio. Nos facilitó la comunicación y derribó ciertas barreras culturales y sociales.

 

Lo cierto es que cada día que transcurre, asistimos casi atónitos e indefensos a un avasallante sistema de generación de nuevas herramientas, descubrimientos y usos de la tecnología que terminan en nuestras manos y a nuetro alcance con sólo bajar una app (aplicación para celular).

 

Ingresar hoy a la cuenta de nuestro banco de forma on line y desde un celular ya se puede hacer sin uso de usuario y clave, pues un sistema de reconocimiento facial determina que somos nostros, los titulares de esa cuenta quienes estamos frente al teléfono buscando hacer operaciones desde cualquier sitio.

 

El mismo sistema de reconocimiento facial que usan algunos aparatos modernos para permitir desbloquear la pantalla de nuenbtro teléfono, nuestra tablet o la propia computador personal.

 

Ingresar al trabajo, en algunos casos tambien es con acceso de reconocimiento de alguna parte de nuestra humanidad, el dedo, el ojo o la cara.

 

Desde hace años ya, incluso, existen cámas de fotos digitales con una función de detección automática de sonrisas, que dispara la captura de la imagen deseada toda vez que el sistema reconoce en nuestro rostro el gesto adecuado.

 

Cómo se ha logrado todo esto? La respuesta es simple. Con ciencia.

 

El estudio de los gestos o de la comunicación no verbal, como se suele llamar actualmente a esta disciplina, ha logrado sentar las bases para que la programación haya logrado avanzar en el uso de esos conocimientos en favor de la simplificación y el acceso a la tencología.

 

Es posible experimentar de forma on line con aspectos del reconocimisnto facial y detectar rostros humanos, compararlos con otros similares, organizar imágenes en grupos basados ​​en su similitud y hasta identificar personas previamente etiquetadas en imágenes. Ejemplo de ello es esta app.

 

Tanto los rasgos faciales, como los gestos incorporados por nosotros, son un conjunto único y plausible de ser analizado desde disferentes planos, o al menos dos. El plano analógico, donde en base al conociento adquirido se puede determinar ciertas cuestiones del comportamiento humano, en función de la acción que esté realizando, o el plano digital, donde la tecnología, cargada de toda esa información y conocimiento es programada para establecer ciertos resultados del análisis.

 

En base a este último, no deberá sorprendernos que en el futuro, por ejemplo, existan sistemas de detección de estados de ánimos en función del análisis de nuestaras expresiones, nuestro tono de voz, nuestro look, la forma en que vestimos o la manera en que nos hayamos peinado.

 

Lo más curioso de todo esto, es que vamos a incorporarlo normalmente a nuesta vida y jamás lo vamos a ver venir ni nos va a sorprender, simplemente lo vamos a usar. O no.

Post Your Thoughts

Close

Día Libre

Would you like to see our space before joining? Come and visit our coworking space. Please fill out the form and our manager will get back asap.